Emociones Dibujadas

He llevado un Diario Visual casi por puro accidente.

Durante mi adolescencia no sabía expresar con palabras el enojo, tristeza y miedo por lo que pasó con papá... Entonces lo dibujaba, como podía, sin pensarlo mucho, era casi una necesidad fisiológica, fue mi auto-terapia.


Luego, llenaba libretas de dibujo que debían ser para el trabajo o la escuela con lo que me estaba pasando en ese momento... en su mayoría eran ondas tristes, no las quería andar cargando y las dejaba ahí. Inevitablemente se transformó en mi refugio, porque llevaba un diario escrito pero no era lo mismo, no era tan honesta como en el visual.


En NYC veía a una Counselor que me dio dos hojas con columnas llenas de palabras. Eran emociones... porque yo no tenía las palabras para expresar cómo me sentía...


Inevitablemente se transformó en mi refugio, porque llevaba un diario escrito pero no era lo mismo, no era tan honesta como en el visual.


Mi no planeado Diario Visual comenzó a tomar forma, iba a él más seguido que de costumbre, descubrí que mi estilo se había transformado... Los dibujos monocromáticos y tristes fueron dando pie a plastas de color, porque ahora involucro el tacto, sentir la pintura es tranquilizante, siento el color, me dejo fluir y al final, he terminado una taza de café, una entrada en mi Diario Visual y he transformado mis emociones en belleza, me siento satisfecha, puedo seguir avanzando un poquito más ligera, un poquito más libre.

14 vistas

©2020 Gaby Flo* Studio. Monterrey, México

  • YouTube
  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon